Búsqueda personalizada

sábado, 28 de abril de 2012

La lesión de Canales y Adrian, derrotaron a Unai


El Atlético de Madrid jugará la Final de la UEFA Europa League en Bucarest. Para lograrlo tuvo que disputar el mejor partido seguramente de los últimos años en el Vicente Calderón (con un gran planteamiento del Cholo -ver artículo de ecosdelbalón-) y en la vuelta en Mestalla, "sufrir" un gran planteamiento de Unai Emery. Un entrenador muy cuestionado en Valencia, pero que ayer me reiteró en mi idea: es uno de los mejores y más estudiosos del fútbol nacional. 

Aunque la alineación del Valencia aparentemente correspondía al habitual 4-2-3-1 ché, la disposición de los jugadores fue muy diferente: 

- Los laterales, Barragán y Jordi Alba (al que le sobran protestas...) muy ofensivos y siempre muy abiertos, pegados a la linea de banda, dando amplitud al campo. 

- La principal novedad la aportaron los interiores, Feghouli y Canales. No jugaron abiertos a las bandas, lo hicieron ocupando el ancho del área, dejando todo el carril para los laterales. Y trataron siempre de situarse entre lineas, pero no partiendo de esa posición. Partían en muchas ocasiones de situación de delantero, a la altura de la defensa del Atleti fijándola; y desde esa posición se descolgaban ligeramente, para recibir en multitud de ocasiones en 3/4 de campo sólos, ya que la defensa rojiblanca para no perder la posición no les seguía. Partiendo de esa posición, sin marcaje cercano y aprovechando el movimiento de los laterales doblandoles por banda, crearon mucho peligro al equipo madrileño.

- Conocedor de que el Atletico del Cholo es un equipo muy paciente en defensa estática, y que acostumbra a bascular mucho y bien, Emery pidió al equipo cambios de orientación continuos. Así castigaba las basculaciones de la defensa rojiblanca,  buscando la zona menos poblada. Desde el perfil derecho, o bien Rami o bien Parejo buscaban las incorporaciones de Alba o las caídas entre líneas de Canales. Y desde el perfil izquierdo, en muchas ocasiones fue el propio Canales, el mejor del encuentro, el que bajaba al medio del campo y cambiaba el juego. 

Podemos añadir a estas variantes la diferente actitud con la que saltaron a Mestalla ambos equipos: el Valencia mordía en la recuperación mientras el Atleti trataba de ir a un ritmo muy bajo, enfriar el partido y tener el balón sólo para que pasara el tiempo, prácticamente sin intensidad. 

Con todos estos ingredientes, el Valencia fue muy superior en la primera mitad, y aunque no logró crear muchas ocasiones de peligro (tan sólo dos buenas intervenciones de Courtois) principalmente por el enorme trabajo sobretodo de Godin y también de Miranda (algo que yo no esperaba), la sensación era de superioridad total local, y de que los goles era cuestión de tiempo que pudieran caer. 

En el descanso, Simeone logró que el Atleti saltara al campo con mayor intensidad, y además hizo trabajar mucho en defensa a Arda sobre los ataques de Barragán, y a Adrian sobre las subidas de Jordi Alba. La sensación de peligro disminuyó, e incluso la posesión le duraba más a los visitantes y se acercaban al área rival con más sentido. Pero en un minuto, dos circunstancias fueron claves para el partido y para acabar con las opciones del para mi gran planteamiento de Unai:

- La desgraciada lesión de Canales y lo que significaba su perdida, tanto por su rendimiento fabuloso en el partido como por el golpe psicológico de ver de nuevo al chico con una lesión grave.

- El golazo de Adrian, tras una perdida tonta de Parejo por liarse ante Diego. He visto mejorar mucho esta temporada a Dani Parejo: aparece más, trabaja mucho y mueve al equipo, pero tiene la mala costumbre de complicarse muchas veces donde no debe. Ayer tratar de regatear a Diego costó el partido... Luego Adrián se inventó un gol del nivel del partido que se estaba jugando: una semifinal europea. Excelso. Y el gol acabó con la fe del Valencia, e hizo crecer exponencialmente la confianza rojiblanca, que a partir de ese momento fue claramente superior.

Creo que el Atlético de Madrid es un justo finalista de la UEFA Europa League. En los 180 minutos ha sido mejor que el Valencia. Pero el planteamiento de Unai Emery me parece muy destacable, pese a que afortunadamente para los atléticos, no consiguiera su objetivo.

miércoles, 25 de abril de 2012

Al Barça... ¿le faltó un 9?

Una vez finalizada la eliminatoria de Champions League entre Barça y Chelsea, y tras el partido frente al R.Madrid del sábado, pese a no haber visto al Barça esta temporada más que en los partidos contra el Atleti (además de estos tres últimos), me quedo con la sensación de que al Barcelona le ha faltado un 9 en estos partidos decisivos. Bien es cierto que parte de lo que ha conseguido el equipo azulgrana hasta ahora ha sido gracias a jugar sin referencia arriba, con Messi partiendo desde atrás y aprovechando los espacios libres al no contar con ese punta. Pero en momentos de atasco como se han sufrido en estos tres partidos, creo que el recurso de un delantero centro hubiera podido ser decisivo. Me explico.    

Un delantero centro de referencia permite por un lado fijar a la defensa. Como mínimo a un jugador, incluso muchas veces a dos centrales rivales. Además el tradicional 9, que va bien por arriba, te permite el recurso de colgar balones al área. Bien para ser rematados directamente, o bien para aprovechar las segundas jugadas: y no hay equipo en el mundo que incorpore más jugadores desde atrás que el Barcelona.  

No me refiero a que el Barça hubiera necesitado al mejor delantero del mundo para derrotar a Chelsea o R.Madrid. Estoy convencido que si Fernando Llorente o Radamel Falcao hubieran sido delanteros del Barcelona los resultados de ambos partidos hubieran sido diferentes. Bastaría con un buen delantero, fuerte y que fuera bien de cabeza y con capacidad de aguantar el balón de espaldas y de pelear contra la defensa rival. Por poner ejemplos, un Aduriz, un Negredo, un Rondón,... Alguien que fijara y distrajera la atención de la defensa, fuera una amenaza con sus remates o con sus prolongaciones o las segundas jugadas que generara.

Alexis jugó durante bastantes minutos como referencia, cierto, pero no es un 9. Es un delantero con mucha movilidad y al que se aprovecha por los espacios que genera, y por cómo aprovecha los que dejan sus compañeros. Pero ante una defensa muy poblada y casi siempre estática, esa movilidad no da resultado, ya que prácticamente nunca hay espacios libres que ocupar. Siempre hay un defensa situado en ellos.   

También eché de menos en algún momento ver a Messi partiendo de la derecha, posición donde me parece absolutamente desequilibrante (más aún que en el centro, alguna vez ya escribí sobre ello -ver-). El Chelsea defendió los laterales con sus delanteros (Drogba, Mata, Kalou y Torres), es decir, con sus peores defensores. SI Messi hubiera amenazado desde una banda, seguramente hubiera cambiado esta circunstancia. Y acumular defensores en el medio es sencillo. Hacerlo en la banda no tanto, y Messi podría haber roto las jugadas partiendo desde allí.

En definitiva, la presencia de un delantero de referencia permite tener un recurso, simple pero a veces muy importante, que creo le faltó al Barcelona. Su juego es primoroso, y maravilla, pero a veces tener un "plan B" puede permitirte salir de atascos inesperados y seguramente inmerecidos.  

martes, 17 de abril de 2012

Vielen Dank Hannover


Hace dos semanas que el Atlético de Madrid se clasificó para semifinales de la UEFA Europa League. Y creo que no hay mejor día que hoy, antes de que se dispute esta nueva eliminatoria, para rendir mi pequeño homenaje a un club, a una ciudad y a una afición que nos permitió disfrutar del verdadero FÚTBOL: Hannover y el H96.

Para mi el fútbol es todo lo que pude sentir en Hannover: el juego por un lado, pero también "ser" de un equipo, acompañarle, conocer ciudades, países, gentes,..., y además hacerlo con la sensación de respeto y de tranquilidad; de poder presumir de equipo rodeado de aficionados rivales, que no enemigos, encantados de enseñar su ciudad y su manera de ser a los visitantes.

En España la sensación es que el fútbol es sólo jugar bonito con el balón (defender no es fútbol), tomarse 4 copas antes de un partido y discutir sobre las declaraciones de los entrenadores o jugadores, fundamentalmente rivales y enemigos acérrimos, para crear polémica. Esta es la parte fea del fútbol. La que no me gusta.

Las gentes de Hannover cuando nos veían pasear los colores rojiblancos por su ciudad, trataron siempre de ayudarnos y guiarnos hacia los principales monumentos que visitar, mostrarnos la ruta hacia el estadio y en multitud de ocasiones, de fotografiarnos para que pudiéramos salir juntos en las fotos. Encantadora hospitalidad.

Incluso cerca del estadio, en la zona del nuevo ayuntamiento, un aficionado del Hannover fue capaz de darse una carrera y cruzar la carretera sólo para ofrecerse a realizarnos esta fotografía:


Desde este momento
hasta el estadio, la experiencia fue magnífica. Caminar entre la afición del H96 con total tranquilidad y sintiendo su respeto. Y ya en el AWD Arena, disfrutar de una afición fantástica que no paró de animar a su equipo, que cantó su himno sin envidiar para nada la magia de Anfield, que realizó un mosaico precioso y que apretó a "mi Atleti" una barbaridad. Y todo ello con educación, respetando a jugadores y afición rojiblancos. No es necesario faltar al respeto para animar a mi equipo, o para demostrar que quiero que gane al rival. En el campo te quiero ganar pero, ¿por qué nos vamos a llevar mal fuera?

Y como broche final, el detallazo. Termina el encuentro. Clasificado el Atlético de Madrid. No se mueve de su asiento ningún aficionado, y los jugadores del H96 esperan a que los jugadores del Atleti se despidan de su afición. Una vez que han abandonado el campo los visitantes, afición y equipo local se agradecen mutuamente el esfuerzo y haber llegado hasta cuartos de final. Pero antes, habían respetado cómo el Atleti celebraba con su afición la clasificación. EDUCACIÓN. ¡¡¡Cuanto nos queda por aprender!!!

video

En fin. Poco más me queda por decir. Simplemente: MUCHAS GRACIAS HANNOVER por permitirnos disfrutar del fútbol. Del verdadero fútbol. Vielen Dank Hannover!